RECOMENDACIONES PARA HACER LA DECLARACIÓN DE LA RENTA 2019

RECOMENDACIONES PARA HACER LA DECLARACIÓN DE LA RENTA 2019

Ya ha comenzado el plazo para presentar la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), correspondiente al ejercicio 2019. Por ello, y ante esta situación excepcional provocada por la covid-19, como Abogado tributario os voy a intentar resumir aquellos aspectos más importantes para presentarla de forma correcta: 

  • ¿Qué plazo existe? 

Del 1 de abril a 30 de junio de 2020.  Aunque han existido alguna noticia o propuesta de ampliación de dicho plazo, debido a la covid-19, lo cierto es que el Gobierno no ha efectuado (de momento) dicha ampliación.

  • El calendario:

1 de abril:  comienzo de la campaña y acceso al borrador de la renta a través de la página web de la agencia tributaria.  Igual que otros años, se puede acceder identificándose con certificado electrónico, clave pin o número de referencia, teniendo a mano la casilla 505 de la declaración de IRPF del año anterior.

5 de mayo: es posible pedir cita para acudir presencialmente, o a través del plan “le llamamos”, donde la declaración se puede hacer a través de una llamada de teléfono.

13 de mayo:  se podrá acudir, mediante cita previa, a presentar las declaraciones de forma presencial (*NB.- este plazo podría ser modificado a causa de la covid-19).

25 de junio: fin de plazo para domiciliar declaraciones con resultado a ingresar a favor de Hacienda.

30 de junio: fin de plazo para presentar la declaración.

  • ¿Qué rentas se deben declarar?

Los contribuyentes del IRPF deben tributar por su renta mundial, para ciudadanos residentes, de forma que se deben incluir en la declaración todos los rendimientos obtenidos a lo largo del ejercicio 2019: de trabajo, actividades económicas, ganancias patrimonios, etc. Tanto las obtenidas en territorio español, como en el extranjero. 

  • Tributación individual o conjunta:

Los contribuyentes pueden optar por la tributación individual o bien conjunta, si forman parte de una unidad familiar. Al respecto, se tendrá en cuenta los miembros de la unidad familiar a fecha 31 de diciembre de 2019. Por lo tanto, no se tienen en cuenta nacimientos o defunciones ocurridos en el año 2020, porque estarían fuera de la fecha de devengo del impuesto (1 de enero a 31 de diciembre de 2019). 

  • Supuestos exentos/ no obligados a declarar la renta.

Una de las novedades de este año ha sido el aumentar el límite de los rendimientos de trabajo para no estar obligado a declarar, hasta: 

  • 14.000 euros, cuando procedan de más de un pagador.
  • 22.000 euros, si se reciben de un solo pagador, o si el importe ingresado por el resto de pagadores no supera los 1.500 euros.

Esta posibilidad no significa que la opción más aconsejable sea no presentar la declaración, si no que no estás obligado a hacerla. Por ello, cada persona debería consultar su “borrador” y verificar si atendiendo a las circunstancias personales -deducciones y reducciones que tenga derecho- pueda resultarle mejor presentar la declaración, si  el resultado es a devolver a favor del contribuyente. 

  • Novedades de este año.

Además de la ya expuesta en el apartado precedente, para este ejercicio no hay novedades significativas en relación a otros ejercicios.  A destacar que se ha aumentado el importe de la reducción por obtención de rendimientos del trabajo hasta 5.565 euros anuales y los umbrales de los rendimientos netos de trabajo que permiten aplicar esta reducción hasta 16.825 euros. 

En el caso de que hayas realizado alguna donación con motivo de la covid-19, la podrás incluir en la declaración de la renta del año siguiente, 2021. 

  • Aspectos que no debes olvidar.
  • Las Prestaciones por maternidad o paternidad están exentas, y por tanto no se deben incluir en la declaración.  Anteriormente, la Agencia Tributaria obligaba a declarar las prestaciones, y en su caso, practicaba durante el año las retenciones de IRPF correspondientes, hasta que el Tribunal Supremo en su Sentencia 3 de octubre de 2018 (sentencia 1462/2018) fijó como doctrina legal que “las prestaciones públicas por maternidad percibidas de la Seguridad Social están exentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas”.
  • Incluir las cuotas sindicales y colegios profesionales, cuando la colegialización sea obligatoria y con un importe máximo de 500 euros anuales.  Además, se puede incluir los gastos en abogados para defenderse del empleador, con un límite de 300 €/ anuales.
  • Puedes aplicarte la deducción por movilidad geográfica, con un límite de 2.000 € durante el plazo de dos años, siempre que se respeten escrupulosamente los requisitos establecidos en la Ley de IRPF que son tres: estar desempleado, inscrito en la oficina del SEPE y aceptar un puesto de trabajo que suponga el traslado de residencia a un nuevo municipio.
  • Las subvenciones o ayudas tributan como ganancias patrimoniales.  Si durante el ejercicio 2019 has recibido alguna subvención para la compra del vehículo (plan pive, movalt u otro), para la compra o reforma de una vivienda, o para abonar las cuotas a la seguridad social, deberás incluirlas.
  • Por último, no olvides que cada Comunidad Autónoma tiene deducciones autonómicas propias, que debes conocer. Las más habituales son aquellas que ayudan al pago de alquiler a jóvenes o por gastos médicos privados, entre otras. 

Espero haberos aclarado los aspectos más importantes de la declaración de la renta y, si tienes cualquier pregunta, no dudes en contactarme a través del email o teléfono, que estaré encantado de poder resolverla.

 

Deja una respuesta

Cerrar