¿ES LA PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA UNA VERDADERA `AYUDA´ PARA LOS AUTÓNOMOS DURANTE LA COVID-19?

¿ES LA PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA UNA VERDADERA `AYUDA´ PARA LOS AUTÓNOMOS DURANTE LA COVID-19?

La prestación extraordinaria en la Covid19

La denominada prestación extraordinaria por cese de actividad, como medida económica impulsada a favor de los autónomos, está recibiendo numerosas críticas (positivas y negativas) y siendo uno de los focos de conflicto, durante este periodo en el que se ha declarado el estado de alarma.

Críticas positivas, porque por primera vez los autónomos podrán acceder una prestación , sin necesidad de haber cotizado expresamente por ella. Y también algunas negativas, dado que algunos autónomos se van a quedar fuera de la ayuda, debido a los requisitos exigidos.

Por otro lado está generando algunos conflictos, dado que muchos autónomos están recibiendo las primeras resoluciones de las mutuas denegando sus solicitudes de “cese de actividad”. Las resoluciones alegan que su actividad no se encuentra suspendida de forma obligatoria por el RD 463/2020, de 14 de marzo, del Estado de alarma, que se limitaba a establecer una serie de actividades de forma generalizada y poco concreta en el Anexo.

La prestación extraordinaria por cese de actividad se estableció mediante RD-ley de 17 de marzo, dentro del paquetes de medidas económicas y sociales impulsados por el Gobierno y, aunque el propio nombre da lugar a engaño, tiene dos modalidades:

Primera> aquellas actividades obligatoriamente suspendidas en base al RD de aprobación de estado de alarma. Estas, con independencia de si ha habido minoración de ingresos en el mes de marzo, tendrán derecho a la citada prestación. 

El problema, como hemos comentado, está siendo la interpretación que hacen las mutuas sobre las actividades automáticamente suspendidas, de las que lo están de forma indirecta.  

Hay algunas que son muy claras: un bar de copas, gimnasios, músicos, casinos, discotecas, peluquerías, entre otras.  Pero hay otras actividades que no se encuentran obligatoriamente suspendidas, aunque de facto no se pueden realizar, como puede ser una autoescuela, una clínica de fisioterapia, o ejercer la Abogacía (salvo los laboralistas).

Segunda> en caso de que la actividad no se encuentre obligatoriamente suspendida, se podrá solicitar la prestación si durante el mes de marzo se han reducido o minorado los ingresos en un 75%, en comparación con el promedio de los seis meses anteriores, esto es, de septiembre 2019 a febrero 2020. 

Solo algunos pocos autónomos tendrán una reducción de ingresos tan drástica en el mes de marzo (del 75%), cuanto han podido desarrollar su actividad hasta el 13 de marzo, la mitad del periodo. Las críticas en este este sentido están siendo importantes en el sector. Y con toda la razón.

Además, tienes que cumplir otros requisitos como estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. Si no lo estás, tendrás el plazo de 30 días naturales para ingresarlas.

La cuantía de la prestación se corresponde con un 70% de la base de cotización, siendo la mínima posible para este año, 944, 35 Euros. Esto es, para el caso de cotizaciones mínimas la prestación ascendería a 661,04 Euros. Dicho importe puede obviamente variar si el profesional tiene una base de cotización mayor.

Además, en caso de que se reconozca el derecho a la prestación, una entidad pagará la cotización por el autónomo, suponiendo también un ahorro para el profesional. Las solicitudes tienen que presentarse ante la mutua asignada, como entidades colaboradoras de la Seguridad Social.

Inicialmente esta prestación era incompatible con cualquier otra de la Seguridad Social, pero el Gobierno ha decidido modificar el requisito, porque había personas que recibían prestaciones muy bajas (ej: viudedad de 200 euros). 

Finalmente, hay que tener en cuenta que no hay que “cesar la actividad” como tal, dándose de baja en la Agencia Tributaria, de ahí que el nombre de la prestación induzca a error, bastando realizar la solicitud a la mutua colaboradora.

En conclusión, por primera en la historia de la democracia los autónomos van a recibir una ayuda, teniendo dos posibilidades para solicitarla: cese de actividad obligatorio o minoración de ingresos. Sin embargo, no es menos cierto que el porcentaje de minoración debería ser más bajo (reduciendo la cifra del 75%) si se mantiene el estado de alarma durante más tiempo, así como, sería necesario elaborar un Anexo claro y preciso identificando con el CNAE aquellas actividades que están obligatoriamente suspendidas, para evitar cualquier tipo de interpretación arbitraria de las mutuas.

Para más preguntas o aclaraciones, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Deja una respuesta

Cerrar