ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA PLUSVALÍA MUNICIPAL – 2020

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA PLUSVALÍA MUNICIPAL – 2020

Comienza un nuevo año, el 2020 y con él la llegada de actualizaciones en normativas y leyes. Es por eso que vamos a comentar la situación actual que acontece a la Plusvalía Municipal.

En esta entrada de blog pretendemos dar respuesta a las dudas más directas que se nos pueden venir a la mente cuando tratamos con este tema. Desde nuestro bufete, te ayudaremos a resolver todas tus dudas en cuanto a la plusvalía municipal.

¿SE DEBE PAGAR EL IMPUESTO DE LA PLUSVALÍA MUNICIPAL?

El impuesto sobre incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, más conocido como “plusvalía municipal”, es potestativo (no obligatorio), si bien, en la práctica la mayoría de Ayuntamientos lo regulan a través de su correspondiente ordenanza fiscal.

Hasta la archiconocida Sentencia del Tribunal Constitucional de 11 de mayo de 2017, que declaró inconstitucional y nulos los artículos 107.1, 107. 2 a) y 110.4 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, el impuesto de la plusvalía se pagaba de forma automática siempre que hubiera la transmisión de un bien inmueble urbano, por compraventa, donación o adquisición de herencia.

A partir de este momento todo cambió, surgiendo dos teorías:

Teoría maximalista

La teoría maximalista afirmaba que los entes municipales no podían liquidar el impuesto por carecer de normativa que lo ampare.

Teoría posibilista

La teoría posibilista establecía que los entes municipales podían seguir liquidando el impuesto, en tanto que el interesado no acreditara la “minusvalía o decrecimiento patrimonial” entre la adquisición y transmisión del bien inmueble.

Durante este periodo fueron muchos los Ayuntamientos que acordaron “suspender” girar la liquidación del impuesto, dada la inseguridad jurídica existente.

La teoría posibilista triunfó, y el Tribunal Supremo en su Sentencia de 9 de julio de 2018 interpretó el alcance de la Sentencia del Tribunal Constitucional en dichos términos, concluyendo que el impuesto seguía en vigor, y los Ayuntamientos podían seguir liquidando en tanto que el obligado tributario no acreditara la inexistencia de incremento de valor del bien inmueble transmitido.

En otras palabras, el Tribunal Supremo le dio una `segunda vida´ al impuesto, optando por la teoría más favorable a la Administración, que le permitía seguir recaudando a pesar de inseguridad jurídica existente y que el legislador no había `hecho su trabajo´, modificar los artículos declarados nulos en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

Desde entonces todos esperábamos que el legislador impulsara de una vez la modificación de la citada Ley, que es la que habilita a los entes municipales a regular el impuesto a través de sus ordenanzas, pero no ha sido así. Está siendo el poder judicial, quien a través de diversas Sentencias está `legislando´ el impuesto sobre la plusvalía, estableciendo lo que es correcto y lo que no.

plusvalia_img1

En primer lugar, la Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de marzo de 2019, que de forma categórica avaló la forma de cálculo del impuesto. Esto es, si existe un incremento de valor entre la adquisición y transmisión, el importe a ingresar será calculado de conformidad con la fórmula prevista en el artículo 107 de la Ley de Haciendas Locales.

Como consecuencia, aquellos recursos judiciales basados en un posible error del método o forma de cálculo empezaron a ser desestimados los Tribunales.

Y, en segundo lugar, con la sentencia dictada por el Tribunal Constitucional el 31 de octubre de 2019, que `amplió´ la inconstitucionalidad del impuesto, declarando nulo el artículo 107. 4 a), en aquellos casos en que la cuota a abonar sea superior a la ganancia del contribuyente.

A título de ejemplo, si el incremento de valor entre la adquisición y transmisión es un importe de 1.000 Euros a favor del contribuyente, el Ayuntamiento no podrá emitir una liquidación por importe de 1.100 Euros, debido a su carácter confiscatorio.

A pesar de ello, en la práctica se debe tener en cuenta que la diferencia entre el valor de adquisición y de transmisión se tiene que realizar sin tener en cuenta el IPC, impuestos y otros gastos soportados por el ciudadano.  Lo que evidentemente limita mucho los casos de “pérdida patrimonial”.

La Sentencia tampoco contempla otros supuestos como confiscatorios, en los que se llega a abonar más de la mitad de la supuesta “ganancia” vía impuesto, como puede ser un incremento de valor de 4.000 Euros, y abonar más de 2.000 Euros de impuesto. Aspecto del todo criticable.

¿Cómo abonar el impuesto de la plusvalía municipal?

¿Entonces debo abonar el impuesto de la plusvalía municipal?  Pues la respuesta, como casi todo en derecho, es `depende´ del caso concretoCada supuesto es diferente y debe analizarse de forma individual.

Por ello el mejor consejo que puedo darte es que consultes con un Abogado/a antes de pagar, en el plazo de treinta días hábiles en caso de venta, o bien, en el plazo de seis meses, en caso de adquisición del bien inmueble por herencia.

Analizaremos las escrituras públicas de adquisición y transmisión, así como el valor de mercado para adoptar la mejor decisión fiscal a tus intereses, siendo absolutamente transparentes y honestos con las posibilidades de éxito.

 

Miguel G. Cotera Abogado.  https://miguelcoteraabogado.es/

 

 

 

 

Deja un comentario

Cerrar