Juicios rápidos por alcoholemia: ¿En qué consisten?

Juicios rápidos por alcoholemia: ¿En qué consisten?

Juicios rápidos por alcoholemia: ¿En qué consisten?

Dar positivo en una prueba de alcoholemia no es una situación agradable para nadie, en función del resultado puedes tener que afrontar un proceso penal por haber cometido un delito contra la seguridad vial, o quedarse en una sanción administrativa. A continuación, vamos a explicar los aspectos más importantes de este delito y como se juzga:

¿En qué consiste el delito de alcoholemia?

El artículo 379.2 del Código Penal lo regula de la siguiente forma: 

Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro”.

En este sentido, el tipo se estructura en dos partes: 

  1. Cuando el conductor de un vehículo a motor supera los límites en la prueba de alcoholemia, que son 0.6 miligramos por cada litro de aire espirado o 1,2 gramos de alcohol por litro de sangre.
  2. Cuando no superando los citados umbrales se causa un accidente de tráfico con el vehículo de motor o ciclomotor.

Las penas previstas por este delito son de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir desde uno a cuatro años. 

Negación para someterse a prueba de alcoholemia:

El artículo 383 del Código Penal prevé penas de prisión más elevadas para aquellos conductores que se niegan a someterse a la prueba de alcoholemia. 

“El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. Quien se niegue a realizar la prueba de alcoholemia: prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años”.

Es una forma de evitar este tipo de conductas y, que los conductores realicen voluntariamente la prueba de alcoholemia, porque en caso de negarse se les condenaría por unas penas de prisión más elevadas que incluso dando positivo.

¿Si doy positivo por alcoholemia, qué hago?

Si tus niveles de alcohol en aire o sangre sobrepasan los límites referidos (0,6 aire y 1,2 sangre), el agente de la autoridad te denunciará, entregándote una copia, y a continuación redactará un atestado que remitirá al Juzgado de Guardia, quien procederá a citar como investigado/denunciado en un plazo muy breve (normalmente al día siguiente o si es en fin de semana el lunes). 

En la mayoría de casos, este tipo de delitos, que no tienen penas superiores a los cinco años, son objeto de juzgamiento por una figura procesal denominada juicio rápido”.

El día de la citación deberás acudir al Juzgado con un Abogado que ejercerá tu derecho a la defensa, y en caso de que no tengas recursos económicos suficientes para abonar los honorarios, se nombrará un Abogado del turno de oficio. En cualquier caso, toda persona tiene derecho a un abogado que le asista en un proceso penal. 

Principalmente existen dos opciones:

  • Conformidad (reconocer los hechos), si se es consciente de que se habían ingerido bebidas alcohólicas y las pruebas de alcoholemia fueron correctamente realizadas. 

En este caso si no tienes antecedentes penales del mismo tipo, al aceptar la culpabilidad el investigado se podrá beneficiar de la reducción de 1/3 sobre la pena solicitada.

Hoy día es muy habitual negociar con el Fiscal antes de entrar al juicio y llegar a un acuerdo de conformidad en este tipo de delitos (no es recomendable para otros delitos).

En estos casos la Sentencia no es objeto de recurso.

 

  • No conformidad, los supuestos más habituales son cuando el denunciado tiene antecedentes penales, es conductor profesional y no puede aceptar perder durante un año su carné de conducir, o bien, porque piensa que ha podido existir un error en la realización de la prueba de alcoholemia. 

 

En esos casos el denunciado no aceptaría un acuerdo y el juicio rápido se transformaría en diligencia previas para que pueda aportar aquellas pruebas que considere oportunas y ejercer su derecho a la defensa. Finalmente, después de la instrucción se señalaría la vista para juicio oral ante el Juzgado de lo Penal correspondiente.

En este caso la Sentencia sí podría ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial.

La necesidad de contar con un abogado especializado.

Es muy importante contar con el asesoramiento de un profesional especializado desde el primer momento para poder ejercer tu derecho a la defensa de la manera óptima. Estamos ante un procedimiento penal y, aunque en la mayoría de los casos este tipo de delitos se sustituyen por penas de multa económicas, es muy importante revisar el atestado de la forma debida. 

Desde Miguel G. Cotera Abogados contamos con los mejores abogados penalistas para poder asesorarte en todo momento. No dudes en consultarnos.

 

Deja una respuesta

Cerrar